Casas Cueva Tío Tobas

Nuestra empresa

Un lugar con mucha historia

El equipo humano Tío Tobas

Nuestro origen es un destino con futuro

Para nosotros, lo más importante es la felicidad del cliente. Nos preocupamos por que viva una experiencia única y enriquecedora y por ello y, para ello, trabajamos cada día en esta empresa familiar, de trato cercano, cariñoso y afable.

Nuestro reto ha sido, es y será mantener viva la esencia de las cuevas, su historia, las tradiciones y costumbres de nuestra comarca y hacer de todo ello un elogio de la vida en plena naturaleza.

Actualmente, el negocio sigue estando dirigido por los descendientes del Tío Tobas, pero nuestra familia se ha ampliado con otros grandes profesionales que comparten y difunden el espíritu que nos mueve para seguir regalando experiencias únicas a todos aquellos que deseen visitar las Casas Cueva del Tío Tobas.

Un legado de cinco generaciones

Historia del Tío Tobas

“Quien mucho da, mucho recibe”

Hace más de 100 años el Tío Tobas comenzó a construir cuevas movido por la necesidad de cobijar a su familia de 10 hijos y a sus pastores Curro y Tino. Realizó este trabajo durante el invierno, cuando la lluvia y la nieve impedían llevar a cabo las faenas agrícolas.

La cueva inicial del Tío Tobas contaba con 17 habitaciones, lo que supuso que la colina donde estaba ubicada estuviera perforada con muchas ventanas al exterior picadas por los “Panderos”.

Nuestras cuevas comenzaron siendo las viviendas habituales o vacacionales del propio Tío Tobas, su familia biológica y algunos de los pastores que trabajaban para él. Poco a poco y de generación en generación se fueron transformando en el complejo turístico y de ocio rural y natural en el que se ha convertido más de cien años después de que el Tío Tobas decidiera instalarse aquí.

El Tío Tobas, prudente y de temple sereno, como se observa en la fotografía, llegó a ser alcalde de Alcudia de Guadix, y su trabajo principal era cultivar las tierras. Cuando elaboraba vino, montó una taberna que permanecía abierta hasta terminar la cosecha. Hecho que motivó que a su cueva se la denominara “La venta del Tío Tobas”.

En aquella época, una tartana realizaba el recorrido por donde se ubicaban las cuevas, como si de un autobús de línea actual se tratara. Este transporte era utilizado por los habitantes del Marquesado para ir hasta Guadix y vender huevos.

Del carácter del Tío Tobas da muestra la siguiente anécdota:

En la comarca vivía un “Caballero cubierto ante el Rey” llamado don Hipólito que llegó a ser tan rico que se decía que contaba el dinero con cuartillas de medir el grano. Pero las cosas le fueron mal a don Hipólito y vendió sus casas al Tío Tobas. Más tarde, habiéndose quedado completamente arruinado don Hipólito, el Tío Tobas le cedió una de sus cuevas para que viviera hasta que el caballero murió.

Opiniones de nuestros huéspedes

Testimonios de nuestra principal misión: tu felicidad

9.2

"Un gran descubrimiento"

Teníamos pensado otro sitio, pero paramos a comer y decidimos alojarnos. Nunca habíamos estado en una cueva y fue un magnífico descubrimiento. Las cuevas son una delicia en verano, que es cuando estuvimos. Son muy fresquitas. Es un lujo dormir una siesta allí. Son muy tranquilas y se duerme de lujo. El precio es muy bueno y no es alto. Sin duda, repetiremos!

Enrique Chaves - Extremadura (14/07/17)

9.7

"Una delicia, vaya!"

El contacto directo con la naturaleza, la tranquilidad que se respira, y todo muy cerca de la autovía. El podernos llevar a nuestro perro y sin coste, genial! El personal fue más que encantador, siempre pendientes y ayudando en todo lo que podían. Nosotros estuvimos en un estudio, con todo lo necesario. En cuanto podamos repetimos, porque merece mucho la pena.

Antonio Serra - Madrid (29/06/17)

10

"Te hacen sentir como en casa"

Lugar ideal para desconectar frente a la chimenea, descansar del bullicio de la ciudad en sus silenciosas y acogedoras cuevas rústicas a las que no les falta detalle. Un sin fin de actividades para realizar por la zona como perderse entre sus castillos o insuperables vistas a Sierra Nevada. El personal te hace sentir como en casa.

Paqui Rincón - Andalucía (30/03/17)
Ver más opiniones